CÓMO SALIR DEL FICHERO ASNEF, EXPERIAN, RAI O ICIRED

¿ SABES CÓMO SALIR DEL FICHERO ASNEF, EXPERIAN, RAI O ICIRED?

 

Los ficheros de morosos se crearon fundamentalmente para poner límite a los profesionales del impago. El problema surge cuando por error, un particular aparece en estos ficheros. En muchos casos ni se da cuenta hasta el día que va a pedir un crédito. ¿Cómo salir del embrollo? No es tarea fácil, pero hay una serie de claves básicas para alcanzarlo.

 

1.- ¿ASNEF, RAI o ICIRED?

Son muchos los tipos de ficheros que hay en España, pero los más conocidos son ASNEF (Asociación Nacional de Entidades de Financiación), RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) e ICIRED.

La diferencia entre los ficheros radica en que desde 2007, en RAI no pueden aparecer personas físicas. Por tanto, es solo un registro para personas jurídicas. Los particulares con impagos no pueden figurar en el RAI.

Las personas físicas sí estarán en el ASNEF, siempre y cuando el acreedor esté afiliado a este fichero, que gestiona la empresa Equifax.

EXPERIAN CREDIT BUREAU (Experian Bureau de Crédito) gestiona en España el Fichero de Morosos Badexcug, este fichero cuenta con información sobre el cumplimiento o incumplimiento de pagos de las personas físicas cuyos datos han sido incorporados por las entidades adheridas a Experian Bureau de Crédito.

ICIRED recoge información relativa a la morosidad tanto de personas físicas, (particulares y autónomos), como de personas jurídicas, (todo tipo de empresas, tengan la forma jurídica que tengan), aportada por los acreedores, o por quien actúe por su cuenta o interés, al objeto de difundir la morosidad de los deudores a aquellas personas que ostenten un interés legítimo.

 

2.- Comprobar por qué te han inscrito en el fichero de morosos

Lo primero que debe hacer el afectado es comprobar por qué ha sido incluido en el fichero. Debe existir una deuda cierta, dineraria, vencida y exigible, que además haya resultado impagada. En este sentido, el consumidor afectado debería recibir dos avisos antes de ser incluido en el registro. El de la empresa que le reclama el pago y el propio fichero que va a efectuar la inscripción.

 

3.- Reclamar la deuda

Si un particular no está de acuerdo con la deuda que se le exige, lo primero que debe hacer es “presentar una reclamación a la empresa alegando que no está de acuerdo con lo que le han cobrado”, explica Pere Brachfield, director de Estudios de la Plataforma Multisectorial de lucha contra la Morosidad.

Si el paso anterior no da resultado, el siguiente paso que sugiere Brachfield, es reclamar ante una Oficina Municipal de Información al Consumidor. Si este paso también falla, habrá que presentar la reclamación ante el servicio de arbitraje de consumo de la comunidad autónoma de residencia.

 

4.- Ejercer los derechos ARCO

Como cualquier titular de datos personales, el usuario cuyos datos han sido incluidos en un registro de morosos de forma improcedente o aquel que observa que la cuantía de la deuda sobrepasa la cantidad realmente adeudada tiene el derecho a exigir la cancelación del dato o su rectificación respectivamente. El derecho de oposición es el derecho a que no se lleve a cabo el tratamiento de los datos o se cese en el mismo y se da en determinados supuestos.

Estos derechos son personalísimos, ejercidos por el afectado e independientes, de tal forma que no puede entenderse que el ejercicio de ninguno de ellos sea requisito previo para el ejercicio de otro.

 

5.- ¿Por qué no es fácil salir del ASNEF o ICIRED?

Una vez seguidos todos estos pasos, se debería salir del fichero de morosos. Pero según explica Brachfield, esto ya no es tan fácil como hace unos pocos años. La cuestión es que en 2007 se aprobó un nuevo reglamento que cambió las cosas. Antes de esa fecha, los ficheros de morosos borraban al afectado de forma cautelar en cuanto recibían su comunicación. Pero esta circunstancia fue aprovechada para abusar por muchos morosos profesionales. Por eso, “si la oposición no está muy bien fundamentada, el registro no tiene por qué borrar al deudor”, recuerda Brachfield.

 

6- ¿Qué pasa a los seis años?

Según marca la Ley de Protección de datos, todos los inscritos en el fichero de morosos desaparecerán a los seis años, lo que no significa que la deuda se extinga el deudor puede seguir reclamando el dinero. Eso sí, lo que caduca es el periodo de visibilidad de la deuda.

 

7.- ¿Hay derecho a indemnización?

Los afectados que consideren que se han visto perjudicados por la inclusión de sus datos en un registro de morosos, tienen derecho a reclamar una indemnización, que podría llegar hasta los 600.000 euros.

 

8.- Y cuando todo se resuelve…¿Queda algún estigma?

Si todos estos pasos han dado su fruto, la inscripción debería ser eliminada. Si el pago de la deuda ha sido voluntario, es incluso el acreedor quien tiene que iniciar de oficio los trámites para instar al registro a eliminar todos los datos. En ambos casos, una diferencia muy importante con lo que ocurría hace unos años es que no tiene que haber ningún “estigma”. Es decir, una vez estás fuera del registro, nadie debe saber que alguna vez has estado incluido. Hasta hace poco, esto no era así. Cualquier cliente del fichero podía ver el concepto “saldo cero” en la ficha de un antiguo deudor inscrito en el fichero. Y ya sabía que antes había sido “moroso”.